domingo, 2 de octubre de 2011

Día Mundial de las Aves 2011: El triste caso del escribano hortelano


Escribano hortelano (Emberiza hortulana) 


Los días 1 y 2 de octubre de 2011 se ha celebrado el Día Mundial de la Aves, una iniciativa promovida por BirdLife International y coordinada en España por SEO/BirdLife. En nuestro país se han llevado a cabo más de 160 actos, en los que han participado de más 40.000 personas. El tema elegido este año ha sido la caza ilegal de aves migratorias, un problema que sigue siendo crucial para la conservación de estas especies.
Me hubiera gustado celebrar este día en mi blog con una entrada llena de bonitas imágenes de aves, pero he preferido dedicarla a un caso real de una especie migratoria que es salvajemente esquilmada y torturada para satisfacer los exquisitos paladares de desalmados comensales. 

Cazadores de escibanos hortelanos mostrando un ejemplar utlizado como reclamo

En Francia, en la región de Aquitania (especialmente en los departamentos de Las Landas y Pirineos Atlánticos), se practica desde hace décadas la caza ilegal de pequeñas aves silvestres, pero con la peculiaridad de que el objetivo principal es capturar vivo al escribano hortelano (Emberiza hortulana). Para ello se valen de una trampas de fabricación artesanal llamadas matoles (“caza con matoles”), utilizando generalmente aves vivas como reclamo para atraer a más individuos de la misma especie.






Distintas imágenes de las trampas utilizadas para capturar los escribanos montesinos (matole)
Puedes verlas con mejor resolución en www.outbackimages.fr

La matole consiste básicamente en una pequeña jaula que permanece ligeramente levantada sobre el suelo, lo suficiente como para que el escribano hortelano pueda acceder a su interior atraído por las semillas que se colocan como cebo. Una vez dentro, un simple sistema se activa al ser rozado por los pájaros y la jaula cae sobre ellos, atrapándolos vivos. Este requisito es imprescindible, como veremos más adelante.
Los cazadores suelen preparar una pequeña zona en la que eliminan la vegetación para dejar el suelo despejado y permitir que las aves descubran los cebos fácilmente. Sobre unas perchas más elevadas colocan jaulas con escribanos vivos cuyo canto sirve de reclamo y son rodeadas por numerosas trampas o matoles colocadas en el suelo.




Lugares en los que son instaladas las trampas para capturar a los escribanos hortelanos
Puedes verlas con mejor resolución en www.outbackimages.fr 

Las cifras son escalofriantes. Se estima que cada año se capturan entre 30.000 y 80.000 escribanos hortelanos, lo que supone más de la población reproductora en algunos países de Europa, donde además se está constatando un progresivo y alarmante declive (Alemania, Holanda, Bélgica, Austria, Dinamarca, República Checa, etc..). Por ejemplo, en Suecia su población se ha reducido en más del 80% en los últimos 30 años. En 2004 se estimó que había sólo en Las Landas más de 800 puestos preparados para la caza ilegal de los hortelanos (cada puesto suele estar constituido por 10 jaulas con aves vivas y 30 trampas alrededor) y que más de 3000 cazadores se dedican a esta actividad. Existe una asociación nacional de cazadores de matole con más de 1.500 afiliados, lo que puede dar una idea de la importancia de esta modalidad de caza ilegal en Francia.

Escribano soteño (Emberiza cirlus)
Nikon D300 + Sigma 300 f2.8 (ISO 400; f 5; 1/400)

Pese a ser una especie protegida en toda la Unión Europea (es uno de los pocos paseriformes incluidos en el Anexo I de la Directiva de Aves 79/409/CEE) y específicamente por la legislación francesa, su caza se permite con total impunidad y también  el uso de métodos de captura no selectivos. La administración francesa, con graves carencias en el cumplimiento de la directivas europeas de conservación de la naturaleza y siempre presionado por las poderosas asociaciones de cazadores, no actúa con la suficiente contundencia para solucionar este problema. Según la LPO (Ligue pour la Protection des Oiseaux), la asociación francesa más comprometida con la conservación de las aves: “el gobierno francés debe ser acusado de complicidad con el furtivismo. La caza furtiva en Aquitania está encubierta por las mismas autoridades locales, que a su vez cuentan con el beneplácito de las autoridades parisinas. El contrato tácito entre Estado y furtivos es el siguiente: éstos se comprometen a no utilizar más de 30 trampas y 5 reclamos, y a cambio el Estado cierra los ojos. Las fuerzas de policía y de gendarmería están obligadas por los prefectos a no intervenir”.

Escribano soteño (Emberiza cirlus)
Nikon D80 + Nikon 500 f4 P (ISO 100; f 14; 1/60)


La LPO ha dedicado muchos esfuerzos a luchar contra los cazadores de escribanos hortelanos, llegando a utilizar hasta avionetas y helicópteros para descubrir los puestos de caza ilegales y denunciar su localización. En este reportaje sobre la “Operation Ortulan 2009”, emitido por la televisión francesa (TF1), los miembros de la asociación aparecen liberando las aves capturadas ilegalmente y destruyendo las trampas.

 Reportaje emitido por la televisión francesa (TF1) sobre las actuaciones de la LPO contra la caza ilegal de escribanos montesinos. El protagonista es elpropio presidente de la LPO. (duración: 4 min, 19 s)


Pero, ¿por qué esta obsesión por capturar los escribanos hortelanos? Sin duda alguna, esta es la parte más esperpéntica de la historia. Los pájaros, una vez atrapados, permanecen durante semanas en jaulas donde son cebados artificialmente, llegando a duplicar su peso debido a que son sobrealimentados y forzados a acumular grasa en su cuerpo. A veces, para conseguirlo con más efectividad, las aves son cegadas o introducidas en jaulas donde permanecen a  oscuras, aumentando la crueldad durante su cautiverio. Después suelen ser ahogados en Armañac (armagnac), un brandy de vino blanco, para conseguir que el alcohol penetre en su interior y queden perfectamente dispuestos para ser degustados.



Escribanos hortelanos listos para ser servidos. En ambas imágenes puede apreciarse su cuerpo completamente amarillo por la desmesurada acumulación de grasa. En la última, aparece servido a la manera tradicional, dispuesto sobre una patata cocida.

Los escribanos repletos de grasa y embebidos en alcohol, son vendidos a los restaurantes como una exquisitez exclusiva para aquellos dispuestos a pagar por ella. Un solo ejemplar puede alcanzar un precio entre  100 y 150€, un negocio tan rentable que fomenta su caza ilegal y que no se respeten las prohibiciones. Muchos terminan en grandes restaurantes de París o incluso de Nueva York. También en restaurantes de España, como una delicatessen procedente de Francia (dicen que en Navarra es relativamente fácil encontrarlos).

Se cocinan simplemente asados durante breves minutos. La manera de comerlos incluye un macabro y sorprendente ritual. Todos los comensales cubren sus cabezas con una gran servilleta que oculta sus rostros mientras los comen. Unos dicen que esta costumbre se debe a que así intentan escapar de los ojos de Dios y esconder así la vergüenza por su desmedida gula. Otros, que la servilleta permite que los intensos aromas, incluyendo el del armañac, puedan ser degustados más plenamente. El ritual también incluye que los pájaros sean comidos enteros, huesos incluidos, separando previamente la cabeza. En fin, mejor entrar en detalles. Algunas webs francesas de gastronomía describen el placer de comer los hortelanos bocado a bocado, a modo de una sucesión de sensaciones extraordinarias. Lamentable.

 Clientes de un restaurante comiendo escribanos hortelanos, cubriendo sus cabezas con servilletas

Hace unas semanas tropecé casualmente con un vídeo en YouTube en el que el famoso y polémico presentador británico Jeremy Clarkson (quizás os suene del programa televisivo de  automovilismo “Top Gear”, …o de su columna semanal en el New York Times) aparecía como invitado en una comida en la que el plato estrella eran los escribanos hortelanos. En el vídeo entrevista al cocinero y al resto de comensales, muestra cómo se preparan los escribanos al horno, la manera de presentarlos en la mesa (en este caso, dentro de una patata, como si fuese el relleno de un pastel) y la tétrica escena de todos con las cabezas cubiertas por las servilletas. El comentario final de Clarkson, exclamando “fantastic!!” debería ser suficiente para inhabilitar a este personaje para salir en cualquier medio de comunicación.  Por su culpa tiré del hilo de mi curiosidad y acabé descubriendo esta triste historia sobre los escribanos hortelanos y el anacronismo disfrazado de tradición que los ha convertido en un codiciado manjar.

Reportaje protagoniazdo por Jeremy Clarkson en el Restuarante "Le Florida", en Castéra Verduzan (región de Mediodía-Pirineos), donde se consumen habitualmente los escribanos hortelanos en un ambiente de secretismo (duración 4 min 40 s)


Como curiosidad, el ex-presidente francés François Mitterrand, una semana antes de morir quiso celebrar su "última cena" y degustar sus manjares preferidos. Además de ostras de Marennes, foie gras, asado de capón.........incluyó en el menú los escribanos hortelanos. Un claro ejemplo de cómo los políticos eran permisivos y cómplices de esta práctica ilegal. Supongo que Mitterrand será de los que ya sepan si ocultarse bajo la servilleta realmente evita que Dios te juzgue por pecar de gula y crueldad.

El escribano hortelano es un migrador transahariano, comportamiento poco habitual entre las aves granívoras, que mayoritariamente son sedentarias o invernan en el sur de Europa.  De hecho,  las especies con dieta insectívora suelen migrar más lejos que las granívoras. Sus parientes más cercanos, el triguero (Emberiza calandra), el escribano soteño (Emberiza cirlus), el escribano montesino (Emberiza cia) o el escribano palustre (Emberiza schoeniclus) no migran en invierno a las regiones tropicales de África y se han librado de esta persecución.

Pinzón vulgar (Fringilla coelebs). Esta es otra de las especies que más frecuentemente se capturan con las trampas en Las Landas y que además está permitida por ser una modalidad de caza "tradicional".
Nikon D80 + Nikon 500 f4 P (ISO 160; f 4; 1/100)


Es lamentable que en Europa sigan permitiéndose estas barbaries y que no se actúe con decisión. También podéis visitar otras entradas anteriores de este blog dedicadas a la caza ilegal de las aves en Malta o en Chipre y comprobar que no es un hecho aislado. Merece la pena que se celebren muchos días mundiales de las aves para llamar la atención a la sociedad sobre todas las amenazas que aún acechan a nuestras especies.