jueves, 3 de noviembre de 2016

Garza bajo la lluvia

Nikon D500 +Sigma 150-600mm sport (ISO 3600; 1/800s; f6.3; 0 eV; 480mm) +hidrochajurdo. Río Guadiana (Badajoz).


Hay días en los que empiezas mal. Al salir de casa te das cuenta que no se ven las estrellas y cuando llegas al campo descubres que amanece con el cielo completamente cubierto de nubes. Sabes que no son las condiciones ideales, pero te enfundas en el neopreno y te echas el agua con el hidrohide a probar suerte. Al cabo de un rato, mientras buscas consuelo pensando en que podía haber sido peor…… comienza a llover intensamente como si fuese otoño. Y entonces te ves absurdamente flotando en medio del río, con el frío bien metido el cuerpo y mojado por dentro y por fuera, sin nada que fotografiar. A buen seguro, muchos de vosotros habréis vivido situaciones muy parecidas o peores….

Pero la magia de estos momentos surge inesperadamente cuando la suerte se pone de tu lado y la paciencia se ve recompensada. De repente, el sol encuentra un resquicio en el cielo, las nubes ayudan a filtrar suavemente su luz y las gotas de lluvia adquieren un brillo especial. Aunque esa luz dure solo unos instantes, transforma por completo el escenario y a su personajes, haciéndote olvidar todos los malos momentos.

1 comentario:

  1. me ha encantado tu blog Es diferente Las imágenes son muy bellas

    ResponderEliminar