lunes, 29 de noviembre de 2010

¿Qué hacen las grullas en medio de un camino?

Nikon D300+600mm f4 (ISO 200; 1/400; f4, -0,3 eV)
Pistas de los regadíos cercanos a la localidad de Vegas Altas (Badajoz)
Aunque esta imagen muestra un grupo de grullas aparentemente desplazándose por un camino, este comportamiento nada tiene que ver con sus famosas rutas migratorias. En sus largos desplazamientos entre los lugares de cría y las zonas de invernada llegan a recorrer más de 4.500 km (por ejemplo, esta es la distancia que debe cubrir una grulla para  llegar desde el norte de Finlandia hasta el sur de Extremadura), pero siguiendo  otras sendas dibujadas en el aire que sólo ellas pueden ver……y volando, claro.

Pero entonces, ¿qué hacen estas grullas en un camino?. La respuesta es muy sencilla y bastaría con observarlas con detenimiento para conocer la respuesta.  Las grullas suelen frecuentar los caminos para comer pequeñas piedras que luego acumulan en su molleja, consiguiendo  así digerir mejor los granos de cereal, bulbos y bellotas que componen su dieta. Las pequeñas piedras, unidas a la fuerza de los músculos de la molleja, constituyen un eficaz sistema para triturar los alimentos más duros. Estas piedras se denominan gastrolitos  y su empleo es frecuente en las aves con dieta herbívora, aunque también existen algunos casos conocidos en reptiles (cocodrilos) y mamíferos (cetáceos).
Las aves eligen piedras de gran dureza (preferentemente cuarzo), a menudo ovaladas y de bordes lisos, supongo que para evitar daños en el sistema digestivo. Su tamaño suele ser pequeño, inferior a medio centímetro y rara vez mayores. Después de permanecer largo tiempo en la molleja, el desgaste hace que parezcan cantos rodados, quedando lisas y pulidas por completo.
La presencia de ejemplares jóvenes en el grupo de grullas de la imagen quizás pueda tener relación con la importancia del aprendizaje a la hora de incluir piedras en la dieta, algo que deben aprender de los adultos, del mismo modo que les enseñan a quitarle la cáscara a las bellotas con el pico antes de comerlas.

Sorprendentemente este hábito ya era común algunos animales prehistóticos (braquiosaurios, plesiosauros, por ejemplo),  habiéndose encontrado gastrolitos en sus restos fósiles, asumiendo  que tenían la misma función. Así, en algunos casos, la ausencia o la pérdida de un aparato masticador pudo ser compensada desde hace millones de años mediante la ingesta de piedras, supliendo con ingenio los dientes que otras especies consiguieron en su proceso evolutivo y que les permitió abandonar la dieta herbívora para aprovechar otros recursos más rentables energéticamente. (modificado a a partir de comentarios de "anónimo-carlos")

Gastrolito de un dinosaurio del Cretácico

Gastrolitos encontrados en un plesiosaurio

En determinados hábitats, los lugares donde las aves pueden conseguir piedras con más facilidad son precisamente los caminos, siendo frecuente en los últimos tiempos que se les incorpore una capa superficial de grava o zahorra para mejorar su firme……,y aunque quienes hacen los caminos no lo saben, también mejoran con ello la digestión de las grullas!.

23 comentarios:

  1. He visto hacer eso que indicas con las piedrecitas a los gansos muchas veces (me pillaban más a mano que las grullas), en Tierra de Campos (Villafáfila, La Nava, Boada)se van a tierras de cultivo aradas para encontrarlos. SOn lugares en los que las pedras brillan por sus ausencia y los caminos suelen ser como las tierras bastante arcillosas, por lo tanto sin piedras. Y en Doñana se van a inegrir piedras todas las mañanas a las dunas que hay cercanas a la costa, incluso hay una zona de una gran duna que se denomina "el cerro de los ansares".

    Por cierto, qué buena proporción de jóvenes y adultos hay por los caminos de las Vegas Altas, no? no es muy normal ver dos parejas con un par de pollos del año cada una. Y no sabía que quitaran la cáscara a las bellotas antes de comérselas, muy buen apunte.

    ResponderEliminar
  2. Arturo López Gallego29 de noviembre de 2010, 9:06

    Coño, qué van a hacer... pues senderismo... con la cantidad de senderos señalizados que tenemos. PD.- Mu chula la foto

    ResponderEliminar
  3. Sobre las piedras y las grullas existen leyendas fascinantes. Los primeros libros de historia natural afirmaban que estas aves sujetaban piedras en sus patas durante los largos vuelos migratorios a modo de lastre para evitar que se desviasen por el empuje de los vientos. Aristóteles menciona sin embargo, que las grullas “migran de extremo a extremo, Y vuelan contra el viento. Lo que se cuenta de la piedra es mentira: en efecto, se cuenta que llevan como lastre una piedra que, una vez que la regurgitan, sirve como piedra de toque para el oro” (Historia Natural VIII, 12).
    Plinio afirmaba que las grullas engullen arena para cruzar el mar Negro. Solino explica de este modo algunas de las misteriosas lluvias de piedras que se dan sobre el mar: cuando las grullas sueltan las que llevan en los pies. Claudio Eliano también afirma que cada grulla traga una piedra antes de emprender viaje como lastre contra el embate de los vientos. Incluso en el siglo XVII, John Jonston en De avibus también menciona el uso de piedras como lastre.
    También llamó la atención de los estudiosos el celo que muestran las grullas en el cuidado de su comunidad –cómo las centinelas se van turnando entre sí– y el exquisito orden que muestran los bandos en vuelo, cuando las aves se van sustituyendo unas a otras en la cabeza de la formación contribuyendo todas al bien de la comunidad. Para los primeros autores cristianos, un claro ejemplo de solidaridad y sacrificio desinteresado. En los bestiarios, la grulla aparece como símbolo de vigilancia y prudencia. Hasta el punto de que la imagen de una grulla sosteniendo una piedra con su pie es uno de los símbolos animalísticos más difundido desde la Edad Media como símbolo de vigilancia. Se dice que Alejandro Magno recurría al mismo sistema de sujetar una piedra en la mano cuando quería aguantar el sueño.

    Y ahora ¿tenemos la evidencia ante nuestros ojos…?

    ResponderEliminar
  4. Hay algo que no sepas? lo sabes tó...

    ResponderEliminar
  5. Nacho, estas muy bien informado, y además haces buenas fotos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Atanasio. Buenísima imagen y magnífico documento nos relatas en esta fotografía. Estupendo trabajo el tuyo. Enhorabuena y un abrazo desde Doña Mencía.

    ResponderEliminar
  7. Gran entrada. Foto + texto + comentarios

    Salu2

    ResponderEliminar
  8. La foto es muy guapa y te ha servido muy bien para ilustrar el texto el cual es muy bueno, has dado una clase magistral, y nos has enseñado muchas cosas de estos animales que no sabíamos, como que le quitan la cascara a las bellotas, es sorprendente.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. O sea, que estaban de "petrusnic". Es broma, excelentes documentos tanto el gráfico como el escrito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Estupendo documento. Gracias. siempre se aprende algo aquí.
    Aunque me gustaría imaginar que son un grupo de amigas grullas que van dando un paseito mientras se cuentan alegrías y penas...
    La imagen me gusta mucho. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  11. La documentacion es fantastica al igual que tu fotografia.

    ResponderEliminar
  12. Si es que una buena idea vale en el cretácico y ahora.
    Que bueno el Conécta-T Nacho. He conocido de una tacada el chajurdo, el azud y el 600 mm. Me ha encantado verte.

    ResponderEliminar
  13. Estoy con Kiko: el presente es la llave del pasado (Actualismo). Sin duda la foto es un recordatorio fantástico de este fascinante comportamiento de las aves y sus gastrolitos. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  14. Hola Atanacio,este año me es imposible acudir al festival de grullas, espero poder hacerlo el año próximo,seria para mi un placer...Escelente imagen... un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  15. Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes munekitacat@hotmail.com

    besos

    Isabella Miranda

    ResponderEliminar
  16. Se dice pronto, cuatro mil quinientos kilómetros, que fortaleza la de sus alas!, debe ser tremendamente duro y ya un esfuerzo titánico para esos juveniles que lo hacen por primera vez.

    Nunca podremos seguir sus rutas dibujadas en el aire, que como dices, solo ellas pueden ver, pero al menos podemos decir que compartimos caminos.

    Preciosa la fotografía, otra composición perfecta, enhorabuena!

    ResponderEliminar
  17. La verdad Nacho que esa zahorra de la foto me la comería hasta yo.

    ResponderEliminar
  18. Un par de apuntes:
    - ninguno de los dinosaurios que nombras fue antecesor de las aves
    - dices que las aves no consiguieron dientes en su evolución; es la contrario, los perdieron en ella; las primeras aves sí tenían dientes

    ResponderEliminar
  19. Otro apunte: los plesiosaurios ni siquiera eran dinosaurios. Son otro grupo de reptiles no emparentados directamente (cosas del cine).

    ResponderEliminar
  20. Como siempre, muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Especialmente al "Onocrótalo", por aportar la interesante parte de leyenda que le faltaba a esta historia de piedras y grullas y que sin duda recurriré a ellas en una próxima entrada del blog, sie le tiempo me lo permite. Precisamente esta semana he estado recopilando esas leyendas para la charla que tengo que dar el domingo 4 de diciembre dentro de las actividades del Festival de las Grullas ("La interpretación de la migración de las aves en la antigüedad y otras hitorias de grullas"). Me entusiasmé con tanta recopilación y no puede evitar la tentación de comprarme el libro de Claudio Eliano "Historia de los Animales" (vol I, libros I-VIII), que encontré a buen precio en una tienda de segunda mano. Y gracias también a los comentarios de "anónimo y/o carlos", por sus precisiones sobre las referencias evolutivas que había incluido en el texto inicialmente, y que ya he corregido siguiendo sus apuntes. Un saludo!

    ResponderEliminar
  21. Muy buenas. Otra entrada muy interesante, siempre se aprende algo de ellas si señor. Un abrazote y gracias por compartir estas cosillas Nacho, intentaré no perderme la próxima

    ResponderEliminar
  22. Atanasio, ya estoy deseando ver lo que da de si ese libro que tiene tan buena pinta y que seguro que en unas manos como las tuyas terminará traduciéndose en nuevas e interesantes entradas en el blog :-)
    Respecto a los gastrolitos te diré cuando recogía chotacabras atropellados para mi tésisi también encontraba piedrecitas en el aparato digestivo de los chotacabras pardos y al principio los contemplaba como una prueba evidente de que capturaban presas en tierra (siempre se considera que cazan exclusivamente en vuelo) y asociados a la ingestión de grandes cerambícidos. Lo cierto es que la idea de ingestión accidental la terminé descartando y, aunque las piedrecillas no estaban muy pulidas por una larga estancia en el aparato digestivo la idea de que hicieran el papel de gastrolitos fue haciéndose más plausible cada vez. Al final, aunque no me dediqué a estudiarlo, llegué a la conclusión de que ocasionalmente ingerían piedrecillas para ayudar a la digestión de grandes escarabajos y que, tras hacer su misión, eran expulsadas con las egagrópilas de ahí que no estuviesen pulidas ni aparecieran en todos los estómagos. Una vez incluso encontré una valva de una almeja... vete tú a saber cómo llegó a parar al estómago de un chotacabras. Tal vez fuera la consecuencia de una paella campestre y al chotacabras de turno le hizo ilusión zampársela je, je

    ResponderEliminar
  23. Hola Atanasio, recientemente siguiendo a las grullas que tienen su dormidero en el embalse de Rosarito, he podido encontrar en la zona de las arenas del embalse en las que descansan, pequeñas piedras calizas muy desgastadas del tamaño de una bellota (un par de piedras junto a alguna bellota, huellas y excrementos de grullas).

    Suelo fotografiar grullas y posteriormente recorro la zona buscando huellas.

    Estas piedras estaban depositadas encima de la arena y de pequeñas plantas, de manera que era evidente de que no habían sido arrastradas por la corriente, sino depositadas justo encima, una al lado de otra. Por lo que he visto, creo que a veces las grullas regurgitan parte del contenido estomacal.

    Estas piedras no provienen de la zona, pues a la falda de Gredos solo hay piedras ácidas de granito y demás. A saber donde pueden tener su origen estas piedras.

    Este par de piedras (para mí creo que gastrolitos) son muy ligeras y parecidas al caolín, dejan restos en la mano como si de talco se tratara, por lo que me planteo que su utilidad pueda ser algo más que mecánica.

    He estado leyendo algo de bibliografía con respecto a osteolitos en otras espécies y se plantea la posibilidad de que puedan tener funciones en cuanto a suplemento de minerales o neutralizantes de acidez gástrica.

    Si alguien conoce algo al respecto o sabe de bibliografía agradecería que lo comentaran, pues quiero poner un post sobre huellas y restos de grullas y me gustaría que la información fuera buena.

    Buen blog, buen trabajo y buenas fotos las tuyas.


    Saludos.




    ResponderEliminar