miércoles, 30 de octubre de 2013

Higos, nueces y jalogüin



Nikon D300 + Tamron 90mm f 2.8 (ISO 400; 1/160s; f8; -0,33 eV)
Un viejo tronco de encina, de tenebrosa mirada, en la Sierra de Montánchez (Cáceres).




Recuerdo que cuando éramos niños celebrábamos el Día de Todos los Santos paseando hasta el cementerio del pueblo, pertrechados con nuestra bolsa de higos y nueces. Con ellos fabricábamos los famosos y energéticos “casamientos”,  abriendo  por la mitad los higos secos y metiendo en su interior las nueces, de tal manera que quedasen completamente envueltas. ¡Todo un manjar! A veces también llevábamos bellotas dulces y castañas para acompañar a los higos. Y esto era lo más divertido, porque recorrer el cementerio siempre me pareció un momento muy triste, rodeado por tanta gente apenada por el recuerdo de sus seres queridos.


Esta tradición subsiste a duras penas en algunos pueblos de Extremadura (la chaquetía, la calbotá o el calvote, por ejemplo) habiendo sido engullida literalmente por las celebraciones de Halloween (All Hallows' Eve), o de Jalogüin, por decirlo un poco más en castúo. De repente llegaron las calabazas, el “truco o trato”, las calaveras y los disfraces de zombis, consecuencia del imparable efecto globalizador de las tradiciones norteamericanas, como ya ocurrió con Papa Noel y los Reyes Magos, que casi terminan extraditados a Oriente. Las tradiciones son así: perduran, se extinguen o nos invaden. De hecho, en Estados Unidos las celebraciones de Halloween también irrumpieron sin permiso, siendo introducidas por los emigrantes irlandeses, ya que los orígenes de esta festividad provienen de la cultura celta, de rituales en los que se homenajeaba a los difuntos y se espantaba a los espíritus malignos.

5 comentarios:

  1. Me recuerda un poco al personaje de Tomás de la película "El orfanato", pero claro, este es mucho más natural...

    Muy bien vista.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había caído, pero se dan algo más que un aire!
      Un saludo!

      Eliminar
  2. Los tiempos han cambiado, desde luego. Me quedo con los higos y nueces. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Nacho, no lo había pensado pero tiene razón Ars, se parece a Tomás el del la peli del "Orfanato". Como han cambiado las tradiciones, ahora se parecen mas a las de America.
    Feliz puente, un abrazo

    ResponderEliminar